5 de junio de 2011

Preparándonos para la graduación

Generación 2005-2011
Dr. Belisario Domínguez



Belisario Domínguez
Los mexicanos somos afortunados por tener entre nosotros el ejemplo del heroísmo del uso honesto de la palabra. Nos referimos al médico cirujano Belisario Domínguez, quien demostró su valor civil mediante el uso de la palabra. Publicó artículos contra el presidente Díaz y contra el gobernador de su natal estado de Chiapas, invitando a sus paisanos a criticar a los gobernantes cuando obraran mal, y a elogiarlos cuando hicieran bien. Como senador se opuso al gobierno del usurpador Victoriano Huerta. A éste, además de asesino e ilegítimo, lo llamó débil de carácter, de cerebro desequilibrado, impostor, inepto y malvado, carnicero, y lo hizo siendo absolutamente consciente de que sus palabras lo llevarían a la muerte. Aun así, él no vaciló en sacrificar su vida en aras de la patria. Para que todos los niños mexicanos conozcan algo de lo esencial que animaba la conciencia cívica de Belisario Domínguez, transcribimos aquí un extracto de sus discursos de septiembre de 1913:
“Señores senadores: [...] La representación nacional debe deponer de la presidencia de la República a don Victoriano Huerta, por ser él contra quien protestan con mucha razón todos nuestros hermanos alzados en armas [...] Hoy que veis claramente que este hombre es un impostor inepto y malvado, que lleva a la patria con toda velocidad hacia la ruina, ¿dejaréis por temor a la muerte que continúe en el poder? [...] Concededme la honra de ir, comisionado por esta augusta asamblea, a pedir a don Victoriano Huerta que firme su renuncia de presidente de la República [...] Entonces me matará o hará lo que más le cuadre. En ese caso la Representación Nacional sabrá a su vez lo que debe hacer.”
Los ejemplos de valor civil expresados mediante el uso de la palabra se multiplican a través de la historia de la humanidad; pero éste de don Belisario Domínguez no tiene igual posible. Como todos ya sabemos, por causa de sus palabras, lo mataron de un tiro en la nuca, y le arrancaron la lengua, como si eso fuera suficiente para hacer callar a los mexicanos. Al contrario, su muerte, como él lo quiso, contribuyó a la caída de Victoriano Huerta. Así, los mexicanos tenemos el más grande de los ejemplos que ha producido el valor civil, el hacer uso honesto de la palabra para enfrentarse a la autoridad cuando ésta es depravada.


Fuente: Libro de texto Formación cívica y ética, sexto grado. SEP

Ensayando la entrada

1 comentario:

ana monserrat cerecedo r dijo...

boy a recordar esos bellos momentos maes tra por que fue el mejor año de la escuela q malo que lla no boy a corre por esos pasillos pero recordare en mi corazon todos los momentos felices